jueves, 10 de diciembre de 2009

Aniversario Derechos Humanos




"Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros. "
Art 1 Declaración Universal de los Derechos Humanos

lunes, 23 de noviembre de 2009

LA AVISPA AHOGADA- Recuperar la tolerancia



Recuperar la Tolerancia.
La avispa ahogada
La avispa aquel día, desde la mañana,
como de costumbre, bravísima andaba.
El día era hermoso, la brisa liviana;
cubierta la tierra, de flores estaba
y mil pajaritos los aires cruzaban.
Pero a nuestra avispa -nuestra avispa brava-
nada le atraía, no veía nada
por ir como iba, comida de rabia.
"Adiós", le dijeron unas rosas blancas
y ella ni siquiera se volvió a mirarlas
por ir abstraída, torva, ensimismada,
con la furia sorda que la devoraba.
"Buen día" le dijo, la abeja, su hermana
y ella que de furia, casi reventaba,
por toda respuesta, le echo una roncada
que a la pobre abeja, dejo anonadada.
Ciega como iba, la avispa de rabia,
repentinamente, como en una trampa,
se encontró metida, dentro de una casa.
Echando mil pestes, al verse encerrada,
en vez de ponerse, serena y con calma
a buscar por donde, salir de la estancia,
¿sabéis lo que hizo? ¡Se puso más brava!
Se puso en los vidrios, a dar cabezadas,
sin ver en su furia, que a corta distancia
ventanas y puertas, abiertas estaban;
y como en la ira, que la dominaba
casi no veía, por donde volaba,
en una embestida, que dió de la rabia
cayó nuestra avispa, en un vaso de agua.
¡Un vaso pequeño, menor que una cuarta
donde hasta un mosquito, nadando se salva!
Pero nuestra avispa, nuestra avispa brava,
más brava se puso, al verse mojada,
y en vez de ocuparse, la muy insensata,
de ganar la orilla, batiendo las alas
se puso a echar pestes y a tirar picadas
y a lanzar conjuros y a emitir mentadas.
Y así, poco a poco, fue quedando exhausta
hasta que furiosa, pero emparamada,
terminó la avispa por morir ahogada.

Tal como la avispa, que cuenta esta fábula,
el mundo está lleno, de personas bravas,
que infunden respeto, por su mala cara,
que se hacen famosas, debido a sus rabias
y al final se ahogan, en un vaso de agua.
-----------------
Esta fàbula pertence al escritor,periodista,poeta y humorista venezolano
Aquiles Nazoa.
Sin duda que este estado de ànimo que llevò ahogarse a nuestra avispa
tiene un nombre:el mal humor...
Que puede estar presente en nuestra vida pero es necesario combatirlo.
Quizas busquemos las causas en la ansiedad,el estres,la depresiòn y el miedo,
pero hay algo que sin duda ha contribuido de forma directa en este mal que cada dia
lo padecen mayor nùmero de personas y es que hemos perdido la capacidad de tolerancia
y es necesario recuperarla.
Nelly Guerrero

lunes, 19 de octubre de 2009

Ligero viaje de verano



He estado fuera un tiempo. Un tiempo pequeño y ligero como el salto de una flor sembrada. Una vuelta pedestre al calendario, un corredías que me ha llevado los brazos y las piernas a su antojo, como si fuera una marioneta vieja, si, vieja como la indumentaria del azar.

He estado fuera del alcance de mis propios brazos, allí donde la memoria se alza como una nube de tormenta o se pierde como un túnel de bolsillo en mitad de la madrugada.
Me fui sin lluvia, acomodado en los algodones de un sol de verano, y volver era la levadura creciente de mis intenciones. Pero aún estoy en el camino de vuelta, camino de otoño y lluvia, largo y tortuoso camino que me empapa los sentidos con sus paredes borrascosas.

Si no llegara antes de lo que yo quisiera, encendedme los faroles de la entrada y despertadme con el leve viento de la alborada, que así creceré entre el calor de vuestro abrazo y la irisada caricia de vuestra mirada.

Y si volver fuera una esperanza vacía, un espejo roto, abridme una brecha en el recuerdo, un pasillo largo y un cielo ancho para correr y alcanzar la invisibilidad.



Pedro Pablo Díaz Espadas


domingo, 27 de septiembre de 2009

La agenda




La agenda
Hay en el mercado tal cantidad de agendas que enumerarlas me llevaría un largo tiempo, y si pensamos en las que cada día aparecen de la mano de la tecnología, pues se complicaría un poco más... Y hay agendas para escribir y agendas por desarrollar.

Pero hoy quiero hablar de ese libro en el que se apuntan cosas para hacer, y que también le decimos agenda, unas veces más decoradita como la mía llena de ositos o seria como la que llevaba mi padre sin tachaduras ni enmiendas. Lo importante es escribir en esa agenda lo que pensamos hacer cada día, así nos alcanza el tiempo, somos más productivos y hasta podemos dejar horas para casos imprevistos.Es una forma de planificar, de organizarnos. Hace poco leía esta frase:.."Cuando decidas caminar, asegúrate de ver a donde te diriges no deambules, no divagues, elige un norte". Que verdadera...y... ¿Cómo hacemos para no deambular? pues planificando, llevando esa agenda del día.

Cuantas veces hemos iniciado un camino y no hemos llegado a la mitad cuando tenemos que retroceder, parece que el mapa se nos ha quedado en casa y volvemos a buscarlo, una y otra vez.
¿Qué nos ha faltado? Planificar.Y esa planificación diaria, para que se logre, debe plantearse objetivos que sean realistas, pues de nada nos serviría planificar aquello que sabemos que no vamos a realizar. La agenda personal debe ser nuestra compañera inseparable, debe abrirse cada día con la certeza y la esperanza de lograr cumplirla y luego al final de la faena diaria revisar lo que se ha logrado y lo que se ha dejado de hacer, teniendo la valentía de reconocer si hemos fracasado.
Hoy les estoy escribiendo porque en mi agenda decía: escribir a mis amigos de "Compartiendo Opiniones"
Con afectoNelly Guerrero.

lunes, 24 de agosto de 2009

Los premios Nobel: un mismo mensaje



El pasado 18 murió el ex presidente coreano Kim Dae-Jung, a quien se le concedió el Nobel de la paz en el 2000, por intentar hacer las paces con el líder del Norte. Un hombre respetado, en el contexto de una dictadura, por su lucha a favor de la democracia. Es un prototipo de personas que han trabajado para mejorar el mundo, la intención que guió a Alfred Nobel en 1895 a dejar instaurados, en su testamento, los premios que llevan su nombre.
De entonces para acá muchos hombres y mujeres han subido al estrado de su país natal, Suecia, a recoger dicha distinción, por su trabajo a favor de la paz, por instaurar unas bases para una economía digna, por sus obras literarias, por sus descubrimientos a favor de una ciencia aplicada que haga progresar nuestra sociedad o similares


Los Premios Nobel: Un mismo mensaje
Son gente famosa que se han distinguido de una manera especial. Hombres y mujeres, de todas las latitudes del mundo, y cuyos nombres no conocemos, también podrían haber sido acreedores de la condición para ganar el premio: trabajar para mejorar el mundo. Lo hace día a día mucha gente de a pie, desde el que es capaz de reunir a sus vecinos para solucionar un problema comunitario hasta el que enseña a reciclar los residuos de la basura haciéndolo él mismo.
Pero son solo unos pocos los que lo consiguen. Y hay algo que les une, no solo su trabajo anterior, sino sus sueños, sus propuestas, sus deseos, sus intenciones. He estado releyendo algunos de los discursos que han pronunciado muchos de ellos. Casi siempre delegan en el luchador social o político, en el poeta o literato, pero en muchas ocasiones han sido también economistas los que se han expresado en nombre de un colectivo vario.
Una primera idea me viene a la mente después de repasar algunas de sus reflexiones y propuestas: los equipos que colaboran en la propaganda electoral de cualquier político que se precie y quiera gobernar una parte del mundo, desde la tan influyente USA hasta en un país tan pobre como Mauritania, deberían leerse tres o cuatro de estos discursos, y desde ahí establecer su programa electoral y luego ponerlo en práctica. Seguro que otros pájaros cantarían en nuestro mundo y entre todos impediríamos que el mundo se deshaga.
“El nudo de la soledad de nuestro mundo está siendo la insuficiencia de los recursos convencionales para hacer creíble nuestra vida” (García Márquez), por eso es necesario, y en ello coinciden casi todos, en intentar hacer un mundo al revés. Haciendo alusión a ello García Márquez (1982) contó como había visto cerdos con el ombligo en el lomo, y unos pájaros sin patas cuyos cuyas hembras empollaban en las espaldas del macho.
Cuando analizan la situación mundial y regional nos cuentan cómo los desastres sociales y económicos que existen, son obra y fruto de los seres humanos, al igual que “en busca de la fuente de la Eterna Juventud, el mítico Alvar Núñez Cabeza de Vaca exploró durante ocho años el norte de México, en una expedición venática cuyos miembros se comieron unos a otros y sólo llegaron cinco de los 600 que la emprendieron” (García Márquez).
Y de una manera u otra hacen siempre un discurso social donde nos advierten de las grandes miserias de la humanidad –“la mayoría de la gente sigue naciendo en los países con menos recursos (García Márquez)-. Hay propuestas fiables y si no se hacen es porque los intereses de los poderosos coaccionan el mercado social y económico.
“Les hemos demostrado una y otra vez que los microcréditos funcionan. Prestas dinero a los más pobres y el 99% de las veces lo devuelven. Mientras los grandes bancos se desmoronan, los bancos de los microcréditos florecen” (Yunnus, 2006).
Y es que en el fondo parece como si nosotros permitiéramos un sistema donde todo se pierde en manos de los especuladores y oportunistas, con la indulgencia, la ignorancia y la ingenuidad de los que mandan (Yunnus, 2006). Y es que las soluciones son posibles pues “todas las crisis, incluso Oriente medio, pueden ser resueltas. Una solución que requeriría una contribución de las partes implicadas y de la comunidad internacional en su conjunto” (Martti Ahtisaari, 2008)
Denuncian como en regiones como América Latina no han tenido un minuto de sosiego y como en muchas partes ha sido tónica habitual la existencia de personas desaparecidas por motivo de la represión. Hoy siguen desapareciendo por hambre organizada –genocidio alimenticio- en el continente africano y en las aguas que unen estas tierras con las europeas. Y la existencia de refugiados que huyen de sus países buscando seguridad para sus vidas sigue creciendo.
Es el mismo García Márquez quien recuerda en su discurso que “el país que se pudiera hacer con todos los exiliados y emigrados forzosos de América Latina, tendría una población más numerosa que Noruega”. Y Le Clezio, (Literatura, 2008) lamentó la desaparición de las culturas indígenas como uno de los grandes dramas de la historia de la humanidad. Es de los literatos que piensan que “escribir no solo es estar sentado en tu mesa contigo mismo, es escuchar el ruido del mundo”.
Otra cosa común son sus peticiones. Son coincidentes. Van en la misma línea: “Los europeos podrían ayudarnos mejor si revisaran a fondo su manera de vernos” (García Márquez). Nos recuerdan un principio fundamental: y es que todos somos básicamente iguales, pues todos somos seres humanos (Dalai Lama, 1989).
“Hay que aprender a vivir en armonía y en paz con nosotros y la naturaleza” (Dalai Lama). Introducen el medio ambiente como uno de los objetivos a armonizar con el ser humano. “No se consuela tampoco a aquellos que pierden a sus seres queridos en inundaciones causadas por la insensata deforestación de un país vecino”. Hacen una llamada a aceptar que cada uno de nosotros y nuestros pueblos somos necesarios para los demás. Hay una influencia mutua entre los países por muy lejos que físicamente estemos unos de otros.
Reivindican la necesidad de seguir luchando pero sin iras ni venganzas, pues también los enemigos son seres humanos y merecen compasión, dentro de la justicia (Dalai Lama). Solo desde la igualdad puede surgir el compromiso solidario con los pueblos, con su gente, con la naturaleza y el medio ambiente. Y lo esencial es “evitar la guerra.
¿Por qué le va la guerra al homo economicus? Deberíamos tratar de entender las causas de la guerra desde todas sus perspectivas. Ciencia básica, pura. Que puede llevar finalmente a la paz”. La economía con guerra no funciona (Auman y Schelling, Economía 2005). Consideran que “a través de sucesivas integraciones económicas no se alcanza necesariamente un aumento general del bienestar.
Los ganadores del comercio global son especialmente los países industrializados, en tanto que los países en vías de desarrollo pueden sacar pocas ventajas con la tendencia a la liberalización del comercio. Esto es válido aún dentro de regiones o grandes países donde surgen en centros urbanos industriales lugares de producción altamente especializados que marcan de nuevo grandes diferencias entre ganadores y perdedores” (Paul Krugman 2008)
"Hay que crear un frente financiero estable para no correr riesgos" (Muhammad Yunnus, 2006). "No podemos centrarnos, al analizar los problemas de nuestra sociedad y establecer programas solamente en lo financiero. Es necesario tener en cuenta la crisis alimentaria, la energía y el medio ambiente.
"Cualquier tarea que se haga, desde la poesía hasta la investigación científica, ha de ser una expresión de cómo vivir y ser social y políticamente, pues “¿por qué la originalidad que se nos admite sin reservas en la literatura se nos niega con toda clase de suspicacias en nuestras tentativas tan difíciles de cambio social?” (García Márquez).
Justo las cosas que parecen más sencillas e insignificantes, como la poesía, son la prueba de que el ser humano sigue existiendo. Por eso lograr la paz pasa también por el desarrollo interior y personal (Dalai Lama), dado que “en muchos sitios se concede demasiada atención a las cosas externas y muy poca importancia al desarrollo interior”. De ahí la importancia de la libertad personal, de conciencia, de religión que en el fondo no es otra cosa sino el descubrir que nadie es superior a otro ser humano.
Algo que les une es no personalizar su premio, en eso se diferencian muy mucho de los líderes políticos. Consideran que no les pertenece a ellos sino a su tierra y a su gente, a su pueblo. Y el honor de recibir el premio es un compromiso para seguir trabajando en la misma tarea, de lo contrario las esperanzas se quedarían frustradas para siempre en el olvido. No hay jubilación posible, y el premio no es un pago anual después del retiro. Otra diferencia, y notable, con la clase política. “Es un premio que bien se merece mi pueblo por su valor e inagotable determinación durante los pasados cuarenta años de ocupación extranjera”.
Sus llamados no son solo a la clase dirigente, sino al desarrollo comunitario, a la responsabilidad social, a la participación individual en la vida comunitaria.
Digamos, para finalizar, que igual a los Premios Nobel se les engrandece por un día, pero no se les presta atención. No hacemos vital su sabiduría. La contemplamos solo como un blasón a otorgar. Que sean los poderosos a quienes se les pueda criticar por ello. Nosotros, sin embargo, “por tanto tiempo como dure el espacio y tanto tiempo como permanezcan seres vivos, hasta entonces, pueda yo también permanecer para disipar la miseria del mundo” (Dalai Lama y miles de miles de seres anónimos como tu y como yo en el mundo entero)

jueves, 30 de julio de 2009

¿Desde cuándo soñamos?



Soñamos desde el vientre materno, y ¿qué soñamos allí cuando todavía desconocemos el mundo, cuando solo nadamos en ese pequeño océano que,nos sirve de morada?


Quizás soñamos con salir a ver esa luz que apenas percibimos, con lo hermoso del mundo que nos espera, con ver la cara de nuestros padres, del hermanito que nos habla o de los abuelos que nos miman. Luego llegamos a este mundo y seguimos soñando que todo es hermoso que tenemosel más grande de los recibimientos, y cada brazo que nos recibe nos colma de un mundo de felicidad y los sueños siguen teniendo el más bello de los matices.


Ya es el momento de llegar al colegio y soñamos con los amigos que nos esperan, con la profesora de cara amable que en la puerta nos recibe dándonos la más grande de las bienvenidas y siguen los sueños envueltos en preciosos colores donde hay juguetes y juegos, y bultos cargados de libros, y patinetas y triciclos y continuamos felices porque el colegio se ha hecho más grande al igual que nuestros amigos, nuevas ilusiones hacen nido en nuestro corazón. Ahora soñamos que la Universidad nos abre las puertas y allí estamos iniciando esa carrera que hemos anhelado y en el sueño aparecen las ilusiones que ensanchan el corazón y el sueño llega al Aula Magna y luego a una iglesia vestida de tules y rosas y vienen los sueños con caritas de niños que nos sonríen, con un trabajo donde reconocen nuestros talentos y somos altamente remunerados.


Pero aquí no acaban los sueños porque nuevas caritas nos sonríen ya cuando estamos disfrutando de la tranquilidad que siempre hemos soñado y se sientan a nuestro lado para que les contemos las alegrías de un pasado que apenas está detrás de la puerta. Ahora ya los sueños se dirigen a ver felices a los que queremos, y ya son sueños de confianza, de fe, donde anhelamos paz y una gran tranquiliad. Y es que entonces nos damos cuenta que en realidad no terminan nunca los sueños, sino que se van bordando con hilos de plata y se tejen con cantos de esperanza. Y es que la realidad es que sabemos cuando empiezan los sueños pero no cuando terminan.
Nelly Guerrero

martes, 21 de julio de 2009

Lágrimas y noches largas



Tristes sucesos en algunas gestiones sanitarias en medio de un montón de aciertos, dolorosos acontecimientos de jóvenes menores de edad que cometen delitos y no dejan satisfechos con las penas que se les imponen a las familias que han sido víctimas de los mismos, están dejando estos días lágrimas amargas en muchos hogares de nuestro país. Los temores y los recelos nos invaden a través de pequeños acontecimientos que se nos hacen grandes por la inmediatez y la calidad de los mismos. Reclamamos justicia, no venganza. Exigimos medios que de alguna forma nos permitan vivir con la tranquilidad de que esas situaciones no solo no quedarán impunes, sino que además se va a actuar sobre las causas de tal manera que en la sociedad se pueda vivir con tranquilidad y libertad, sin miedo a los efectos de una violencia que merodea alrededor nuestro.

Lágrimas que se derraman ante el sufrimiento, los temores y los recelos, pero que no nos impidan ver las noches largas de insomnio de tantos otros, con mucha tristeza y desconsuelo porque el hambre parece ser un vecino permanente, la guerra sigue destrozando sus familias o no pueden vivir con seguridad porque sus ideas y opciones son diferentes al grupo que les gobierna. Son las noches que se viven en muchos hogares, pueblos, etnias y grupos que ven como, día tras día, sus vidas siguen en peligro y nadie ha condenado las causas que han originado dichas situaciones ni tampoco ha puesto soluciones. Que las lágrimas de los hechos dolientes que nos punzan en momentos fuertes no nos impidan seguir siendo conscientes de la noche de los cuchillos largos que muchos sufren.

jueves, 9 de julio de 2009

Regalos naturales





Regalos naturales.

Respiro profundamente llenando mis pulmones con la trascendente escencia del aire de esta mañana luminosa. El agitado sueño que estoy a punto de llamarle pesadilla, me hizo despertar ansiosa. Sin embargo me ha bastado abrir las persianas, recorrer la puerta de cristal y asomarme al balcón para darle la cara al sol naciente que me regala cierta frescura con el viento que sigo reteniendo dentro de mí. No importa qué revelen las imágenes de mi subconsciente, me gusta aferrarme a la realidad de mi presente en este amanecer del mes de julio marcando ese punto medio entre principio y fin de año.

Es este estado intermedio el que me hace tener certeza y me libera de la ilusión o añoranza con la que nos comprometemos cuando iniciamos o terminamos algo. Es sentir que no asciendo o desciendo, que no acelero ni desacelero; es esperar las vacaciones como vengan y ocupar mi sitio naturalmente recibiendo lo que está escrito.

La tarde anterior, extensas nubes anunciaban gran tormenta, pero aún sobre su fondo gris espeso, un perfecto arcoiris se hacía presente. Maravilloso espectáculo de luces y sombras, de colores y aromas de humedad, estimulaban a corazones sensibles capaces de observar todo con reflexión y admiración. Sin embargo, ni una sola gota se desvaneció sobre las calles, pese al negro pronóstico que indicaba el cielo. Justamente y aunque me fascine la lluvia, una tormenta eléctrica y abundante no habría ayudado en mis ánimos de la tarde de ayer. Por el contrario entre zonas de cielo anaranjado despidiendo al sol, otras con extensas nubes negras, apareció un hermoso arco reflejando gamas de colores alegres que me hizo detener mis actividades por el valioso momento de contemplarle durante el brincoteo de mis ojos siguiendo su forma de principio a fin.

Estamos llenos de regalos naturales durante nuestras noches o días. Algunas veces los reconocemos y valoramos. Otras tantas los problemas de la vida nos impiden observarlos y descubrir el mensaje de amor que contienen. Están ahí y son suficientes para quien guste tomarlos. Es una opción, es una oportunidad de sentir la fuerza del Amor Divino hacia nosotros. Yo tomo entonces esta oportunidad... ¿y tú?.

Tere García Ahued.

jueves, 25 de junio de 2009

No haga de su vida un borrador



Mario Quintana, poeta y periodista brasileño, nunca estuvo mas cerca de la verdad como cuando dijo: "No haga de su vida un borrador, porque podrás no tener tiempo de pasarlo en limpio".

No responder un mensaje. Posponer la visita a un amigo. Dejar de hacer esa llamada que había pensado. No reunirnos en familia. Esperar tener muchos recursos para ayudar al que necesita. Dejar de ver la película que nos gusta. No terminar de leer un libro, cambiar la cita médica. Guardar la receta que nos gustó para prepararla un día especial. Dejar para el otro año, el viaje que habíamos planificado para este, y la carrera en la Universidad para terminarla después.

No perdonar. Dejar de reír, cantar, bailar, porque ya habrá tiempo para eso. No decirle a esa persona que la queremos ni pedir ese abrazo que tanto necesitamos. No tener el valor de decir lo que pensamos, y de entregar ese regalo que ofrecimos, o aquel enfermo que no visitamos.

Tantas pero tantas cosas que dejamos en borrador para luego pasarlas y se acumulanporque cada día la vida nos presenta nuevas cosas, por eso los sueños se truncan y mueren las esperanzas.

El tiempo sigue su carrera incontrolable y un día nos encontramos con tantos sueños en borrador que ya no hay tiempo de pasarlos en limpio. Lo bueno sería realizar directamente lo que queremos, así no nos atrasamos ni dejamos de cumplir nuestros sueños porque vivimos lo que cada día nos presenta, lo que cada hora nos regala.

Eliminemos los borradores, que se van transformando en una montaña de sueños truncados, y quizás cuando un día decidamos realizarlos el tiempo se haya encargado de hacerlos ilegibles y ya no habrá forma ni tiempo de recordar lo que decía.

Posponer es dejar en borrador nuestros sueños.

Nelly Guerrero

miércoles, 17 de junio de 2009

Un canario piensa la Argentina



Hace unas semanas un amigo argentino me invitó a que escribiera para su blog algo así como lo que lleva de título: cómo un canario ve la Argentina.
En http://www.listao.com.ar/2009_05_01_archive.html fue publicado .Y lo comparto también desde este blog

Argentina es un pueblo que desde hace veintitantos años me llama la atención. Tuve que atender a muchos de sus paisanos, como también chilenos, que huían de las dictaduras allá existentes. Su integridad física corría peligro. Las historias que escuchaba eran espeluznantes. A muchos en este país, que le debe tanto –España-, se les concedió la protección del asilo político. Y muchos de ellos, cuando desaparecieron las causas que originaron su salida, volvieron a su país de origen a reconstruir, con los suyos, un país que se quedó a la deriva. Todo un acto de valentía, rechazando la seguridad que le ofrecían estos muros por el riesgo en edificar otros.
Volvió la democracia. Pero siguieron llegando argentinos a España. Los temas parecían los mismos. Veías documentales y surgían ante tu mirada espectáculos un tanto dantescos. Sobre todo cuando en un momento, visto desde aquí, parecía que los poderosos se rifaban el país y lo ofrecían en venta a gente de fuera.
Nunca he querido opinar de lo que no entiendo bien, de lo que no vivo desde dentro, sobre todo cuando es un tema político. Pero siempre me ha sorprendido una cosa: la admiración a un pueblo que, consciente de las riquezas naturales y productivas que tiene, sale a la calle a protestar, a reivindicar sus derechos por encima de todo –y ahí están en mi retina las imágenes de las caceroladas-, la conciencia de su situación, y que, sin embargo, cuando hay unas elecciones el cambio que se produce es meramente formal y no de contenidos. Amigos argentinos a quienes les pregunto me cuentan historias, dicen que verdaderas, que a uno le cuesta trabajo asumir. Votos comprados, mayores votos para los de siempre donde más pobreza y menos cultura y cosas similares.
No juzgo. No vivo la situación. Temo hablar de estas cosas. Pero valoro la conciencia del pueblo que reivindica, que sale a la calle, que pide cambios, que cree en la evolución. Se merece mucho más.
Estos días, de manos de otro amigo argentino, me han llegado unos documentales. “Memoria de un saqueo”, “la Argentina emergente”… Los he visto con atención. He prestado mi escucha. Mi corazón latía. Veía como algunos se emocionaban contando lo que habían vivido. Desapariciones, privatizaciones, venta al capital extranjero, más bien regalos al exterior, un porcentaje amplio en barrios cercanos a la capital y en pueblos sumidos en el paro, la miseria y la incultura. Poca atención a la educación… No siento que en España seamos mejores. Habremos tenido más suerte. En otros momentos muchos fueron a buscar la vida allá. Pero esa suerte también se la merece el pueblo hermano. No es justo los vaivenes en los que viven. Merecen una estabilidad. Y unos líderes más competentes. Que busquen la fortaleza unidos a su pueblo, más que en las alianzas con compinches más allá de las fronteras. Argentina, pueblo mestizo, mezcla de culturas y orígenes diversos, se merece también vivir los beneficios de ese mestizaje, cuando los otros no solo negociemos para sacar réditos sino cooperemos para compartir beneficios.
Gracias, Hernán, por esta oportunidad que me das. Y que las fronteras caigan, y los muros sean paredes que nos unan.

sábado, 30 de mayo de 2009

NO VALE (Día de Canarias)








Día de Canarias. Día de fiesta, jolgorio, alegría, folklore, mezcla de tradición y actualidad, historia reciente de una democracia que parece no acaba de estrenarse. Todo ello mezclado con algarabías, con procesos judiciales, con aparentes peleas de gallos entre los grupos protagonistas de la vida pública, no sabe uno que decir como acertadamente comentan algunos blogueros amigos acerca del sombrío Día de Canarias. Máxime en estos días de contienda electoral, nunca mejor dicho lo de contienda, pues uno escucha más lo que el otro no hace o hace mal, a juicio de unos, que lo que los unos proponen. Día, sin embargo, para festejar sin dejar de tomar conciencia de la realidad.

Y en esas diatribas mentales me he acordado del grito del poeta que suele expresar fotografías de la realidad. El NO VALE de Agustín Millares pudo ser una panorámica de su época, pero no me cabe la menor duda de que es un rodaje cinematográfico de la sociedad canaria actual, donde todos tendríamos que ser algo más protagonistas. Solo quería publicar el poema, pero, lo siento, me ha salido esta larga introducción.


NO VALE
Te digo que no vale
meter el sueño azul bajo las sábanas,
pasar de largo,
no saber de nada,
hacer la vista gorda a lo que pasa,
guardar la sed de estrellas bajo llave.
Te digo que no vale
que el amor pierda el habla,
que la razón se calle,
que la alegría rompa sus palabras,
que la pasión confiese:
Aquí no hay sangre.
Te digo que no vale
que el gris siempre se salga con la suya,
que el negro se desmande
y diga cruz y raya,
al júbilo del aire.
Vuelvo a la carga y digo:
Aquí no cabe esconder la cabeza bajo el ala,
decir no lo sabía,
estoy al margen,
vivo en mi torre sólo y no se nada.
Te digo y te repito que no vale

Agustín Millares Sall, poeta canario
En el Día de Canarias




miércoles, 20 de mayo de 2009

Entre el cielo y la tierra





Y mientras tanto, el cielo lloraba también...


Estábamos juntos finalmente. Cuatro de seis generaciones reunidas en un mismo lugar atendiendo a la convocatoria. Emociones por los rostros de familiares a punto de conocer. Expectativa de todos aquellos que se abrazarían después de décadas y harían las presentaciones de sus hijos y nietos.

El Estado de Hidalgo, como punto estratégico, nos hizo coincidir a todos. Una maravillosa hacienda histórica, abrió sus puertas y fué así como anfitriones y organizadores nos recibieron para darnos distintivos y regalos.
Unos a otros se iban reconociendo. Otros tantos nos íbamos conociendo, notando en la piel el reflejo del momento maravilloso que tendría nuestra historia personal y familiar.

En la capilla del lugar, en torno a una misa, comenzaron las primeras añoranzas. Al término de esta, entrañables abrazos mientras el clima favorecía y el escenario natural y arquitectónico nos brindaban el cuadro perfecto para ese momento mágico que era filmado como película.

Había tal ilusión que no costó ningún esfuerzo coordinarnos el ciento de personas y colocarnos por niveles posando para la fotografía panorámica que dejaría impreso el sueño del tío Mario que en vida deseaba hacer posible lo que tristemente solo pudo ver desde muy alto, pero absolutamente cerca.

Más tarde y tras la degustación de la comida, llegaba la parte emotiva de la reunión: unas palabras y la proyección en pantalla del video con fotografías. La primera de ellas, de mis bisabuelos. Para ya nadie de los presentes sus padres, desatándose entonces las reflexiones y recuerdos. Y así consecutivamente una a una mostrando cómo el matrimonio de José y Salma iba echando raíces junto con sus hijos que crecían mientras aparecían a cuadro nuevos miembros de una familia Libanesa entregando su vida a esta Nación Mexicana que les acogió tras su emigración.

Fue entonces cuando mientras nadie se salvó de sentir lágrimas por sus mejillas ante semejante vivencia, del cielo comenzó a caer una lluvia ligera, suave, silenciosa... Todos ellos, los que se nos han adelantado, estaban haciéndose presentes, llorando también, pero seguro mucho más emocionados por vernos juntos. Sí, estábamos ahí, con rostros semejantes, con rasgos característicos, tal vez la mayoría con detalles y vidas opuestas, pero finalmente con un porcentaje de sangre común corriendo por nuestras venas y que gracias a la reunión nos hizo conscientes de lo que significa llevar en el apellido y por el cuerpo una misma herencia y lo importante que es estrechar lazos, seguir vinculados, pero sobretodo, valorarse en vida.

Al finalizar la presentación, con el nudo en la garganta, secando todavía las lágrimas, comenzamos a notar que no llovía más y el sol brillaba luminoso otra vez. Entendimos que ese día entre el cielo y la tierra no hubo distancia, que estamos más cerca de lo que suponemos. Entonces continuamos con la alegría de la fiesta.

Tere García Ahued.

lunes, 18 de mayo de 2009

Mario Benedetti/ Estatutos del ser humano



Artículo I
Queda decretado que ahora vale la vida,
que ahora vale la verdad,
y que de manos dadas
trabajaremos todos por la vida verdadera.
Artículo II
Queda decretado que todos los días de la semana,
inclusive los martes más grises,
tienen derecho a convertirse en mañanas de domingo.
Artículo III
Queda decretado que, a partir de este instante,
habrá girasoles en todas las ventanas,
que los girasoles tendrán derecho
a abrirse dentro de la sombra;
y que las ventanas deben permanecer el día entero
abiertas para el verde donde crece la esperanza.
Artículo IV
Queda decretado que el hombre
no precisará nunca más
dudar del hombre.
Que el hombre confiará en el hombre
como la palmera confía en el viento,
como el viento confía en el aire,
como el aire confía en el campo azul del cielo.
Parágrafo único:
El hombre confiará en el hombre
como un niño confía en otro niño.
Artículo V
Queda decretado que los hombres
están libres del yugo de la mentira.
Nunca más será preciso usar
la coraza del silencio
ni la armadura de las palabras.
El hombre se sentará a la mesa
con la mirada limpia,
porque la verdad pasará a ser servida
antes del postre.
Artículo VI
Queda establecida, durante diez siglos,
la práctica soñada por el profeta Isaías,
y el lobo y el cordero pastarán juntos
y la comida de ambos tendrá el mismo gusto a aurora.
Artículo VII
Por decreto irrevocable
queda establecido
el reinado permanente
de la justicia y de la claridad.
Y la alegría será una bandera generosa
para siempre enarbolada
en el alma del pueblo.
Artículo VIII
Queda decretado que el mayor dolor
siempre fue y será siempre
no poder dar amor a quien se ama,
sabiendo que es el agua
quien da a la planta el milagro de la flor.
Artículo IX
Queda permitido que el pan de cada día
tenga en el hombre la señal de su sudor.
Pero que sobre todo tenga siempre
el caliente sabor de la ternura.
Artículo X
Queda permitido a cualquier persona,
a cualquier hora de la vida,
el uso del traje blanco.
Artículo XI
Queda decretado, por definición,
que el hombre es un animal que ama,
y que por eso es bello,
mucho más bello que la estrella de la mañana.
Artículo XII
Decrétese que nada estará obligado ni prohibido,
todo será permitido,
incluso brincar con los rinocerontes
y caminar por las tardes
con una inmensa begonia en la solapa.
Parágrafo único:
Solo una cosa queda prohibida:
amar sin amor.
Artículo XIII
Queda decretado que el dinero
no podrá nunca más comprar
el sol de las mañanas venideras.
Expulsado del gran baúl del miedo,
el dinero se transformará en una espada fraternal
para defender el derecho de cantar
y la fiesta del día que llegó.
Artículo Final
Queda prohibido el uso de la palabra libertad,
la cual será suprimida de los diccionarios
y del engañoso pantano de las bocas.
A partir de este instante
la libertad será algo vivo y transparente
como un fuego o un río,
y su morada será siempre
el corazón del hombre.

Mario Benedetti
Que descanse en paz

viernes, 15 de mayo de 2009

Pisé las cenizas y... seguí al horizonte



Era una mañana cuando casi comenzaba el verano. De vez en cuando una llovizna clara nos recordaba que el sol no campeaba a todo lo ancho. Mis recuerdos grises no querían irse. Parecían como cristales rotos que a veces pisaba.

Sin embargo, el sol se iba haciendo presente, sus rayos querían iluminarme. Como si el tiempo se estirara ampliando el horizonte, y recordándome que no podía quedarme en el desespero de los fracasos del pasado.

Aunque solo fueran cristales de arena tenía que deshacerme de ellos. Tenía que seguir pisando en tierra firme o arena de playa, pero pensando más en ceniza que se machaca y evapora, y que el mar, cargado de horizontes de futuro, se lleva. Pisé las cenizas, mojé mis pies en el agua, miré hacia donde el mar se fundía con el cielo, y fui poco a poco cambiando de perspectivas.

jueves, 14 de mayo de 2009

Disculpen las molestias



DISCULPEN LAS MOLESTIAS.-Eduardo Galeano.
Página 12, 8 de mayo 2009
Quiero compartir algunas preguntas, moscas que me zumban en la cabeza. ¿Es justa la justicia? ¿Está parada sobre sus pies la justicia del mundo al revés?
El zapatista de Irak, el que arrojó los zapatazos contra Bush, fue condenado a tres años de cárcel. ¿No merecía, más bien, una condecoración?¿Quién es el terrorista? ¿El zapatista o el zapateado?
¿No es culpable de terrorismo el serial killer que mintiendo inventó la guerra de Irak, asesinó a un gentío y legalizó la tortura y mandó aplicarla?
¿Son culpables los pobladores de Atenco, en México, o los indígenas mapuches de Chile, o los kekchíes de Guatemala, o los campesinos sin tierra de Brasil, acusados todos de terrorismo por defender su derecho a la tierra?
Si sagrada es la tierra, aunque la ley no lo diga, ¿no son sagrados, también, quienes la defienden?
Según la revista Foreign Policy, Somalia es el lugar más peligroso de todos. Pero, ¿quiénes son los piratas? ¿Los muertos de hambre que asaltan barcos o los especuladores de Wall Street, que llevan años asaltando el mundo y ahora reciben multimillonarias recompensas por sus afanes?¿Por qué el mundo premia a quienes lo desvalijan?¿Por qué la justicia es ciega de un solo ojo?
Wal Mart, la empresa más poderosa de todas, prohíbe los sindicatos. McDonald’s, también. ¿Por qué estas empresas violan, con delincuente impunidad, la ley internacional? ¿Será porque en el mundo de nuestro tiempo el trabajo vale menos que la basura y menos todavía valen los derechos de los trabajadores?
¿Quiénes son los justos y quiénes los injustos? Si la justicia internacional de veras existe, ¿por qué nunca juzga a los poderosos? No van presos los autores de las más feroces carnicerías. ¿Será porque son ellos quienes tienen las llaves de las cárceles?¿Por qué son intocables las cinco potencias que tienen derecho de veto en las Naciones Unidas? ¿Ese derecho tiene origen divino?
¿Velan por la paz los que hacen el negocio de la guerra? ¿Es justo que la paz mundial esté a cargo de las cinco potencias que son las principales productoras de armas? Sin despreciar a los narcotraficantes, ¿no es éste también un caso de “crimen organizado”? Pero no demandan castigo contra los amos del mundo los clamores de quienes exigen, en todas partes, la pena de muerte. Faltaba más. Los clamores claman contra los asesinos que usan navajas, no contra los que usan misiles.Y uno se pregunta: ya que esos justicieros están tan locos de ganas de matar, ¿por qué no exigen la pena de muerte contra la injusticia social? ¿Es justo un mundo que cada minuto destina tres millones de dólares a los gastos militares, mientras cada minuto mueren quince niños por hambre o enfermedad curable? ¿Contra quién se arma, hasta los dientes, la llamada comunidad internacional? ¿Contra la pobreza o contra los pobres?
¿Por qué los fervorosos de la pena capital no exigen la pena de muerte contra los valores de la sociedad de consumo, que cotidianamente atentan contra la seguridad pública? ¿O acaso no invita al crimen el bombardeo de la publicidad que aturde a millones y millones de jóvenes desempleados, o mal pagados, repitiéndoles noche y día que ser es tener, tener un automóvil, tener zapatos de marca, tener, tener, y quien no tiene, no es?
¿Y por qué no se implanta la pena de muerte contra la muerte? El mundo está organizado al servicio de la muerte. ¿O no fabrica muerte la industria militar, que devora la mayor parte de nuestros recursos y buena parte de nuestras energías? Los amos del mundo sólo condenan la violencia cuando la ejercen otros. Y este monopolio de la violencia se traduce en un hecho inexplicable para los extraterrestres, y también insoportable para los terrestres que todavía queremos, contra toda evidencia, sobrevivir: los humanos somos los únicos animales especializados en el exterminio mutuo, y hemos desarrollado una tecnología de la destrucción que está aniquilando, de paso, al planeta y a todos sus habitantes.
Esa tecnología se alimenta del miedo. Es el miedo quien fabrica los enemigos que justifican el derroche militar y policial. Y en tren de implantar la pena de muerte, ¿qué tal si condenamos a muerte al miedo? ¿No sería sano acabar con esta dictadura universal de los asustadores profesionales? Los sembradores de pánicos nos condenan a la soledad, nos prohíben la solidaridad: sálvese quien pueda, aplastaos los unos a los otros, el prójimo es siempre un peligro que acecha, ojo, mucho cuidado, éste te robará, aquél te violará, ese cochecito de bebé esconde una bomba musulmana y si esa mujer te mira, esa vecina de aspecto inocente, es seguro que te contagia la peste porcina.
En el mundo al revés, dan miedo hasta los más elementales actos de justicia y sentido común. Cuando el presidente Evo Morales inició la refundación de Bolivia, para que este país de mayoría indígena dejara de tener vergüenza de mirarse al espejo, provocó pánico. Este desafío era catastrófico desde el punto de vista del orden racista tradicional, que decía ser el único orden posible: Evo era, traía el caos y la violencia, y por su culpa la unidad nacional iba a estallar, rota en pedazos. Y cuando el presidente ecuatoriano Correa anunció que se negaba a pagar las deudas no legítimas, la noticia produjo terror en el mundo financiero y el Ecuador fue amenazado con terribles castigos, por estar dando tan mal ejemplo.
Si las dictaduras militares y los políticos ladrones han sido siempre mimados por la banca internacional, ¿no nos hemos acostumbrado ya a aceptar como fatalidad del destino que el pueblo pague el garrote que lo golpea y la codicia que lo saquea? Pero, ¿será que han sido divorciados para siempre jamás el sentido común y la justicia?¿No nacieron para caminar juntos, bien pegaditos, el sentido común y la justicia?
¿No es de sentido común, y también de justicia, ese lema de las feministas que dicen que si nosotros, los machos, quedáramos embarazados, el aborto sería libre? ¿Por qué no se legaliza el derecho al aborto? ¿Será porque entonces dejaría de ser el privilegio de las mujeres que pueden pagarlo y de los médicos que pueden cobrarlo?
Lo mismo ocurre con otro escandaloso caso de negación de la justicia y el sentido común: ¿por qué no se legaliza la droga? ¿Acaso no es, como el aborto, un tema de salud pública? Y el país que más drogadictos contiene, ¿qué autoridad moral tiene para condenar a quienes abastecen su demanda? ¿Y por qué los grandes medios de comunicación, tan consagrados a la guerra contra el flagelo de la droga, jamás dicen que proviene de Afganistán casi toda la heroína que se consume en el mundo? ¿Quién manda en Afganistán? ¿No es ese un país militarmente ocupado por el mesiánico país que se atribuye la misión de salvarnos a todos?¿Por qué no se legalizan las drogas de una buena vez? ¿No será porque brindan el mejor pretexto para las invasiones militares, además de brindar las más jugosas ganancias a los grandes bancos que en las noches trabajan como lavanderías?
Ahora el mundo está triste porque se venden menos autos. Una de las consecuencias de la crisis mundial es la caída de la próspera industria del automóvil. Si tuviéramos algún resto de sentido común, y alguito de sentido de la justicia ¿no tendríamos que celebrar esa buena noticia? ¿O acaso la disminución de los automóviles no es una buena noticia, desde el punto de vista de la naturaleza, que estará un poquito menos envenenada, y de los peatones, que morirán un poquito menos?
Según Lewis Carroll, la Reina explicó a Alicia cómo funciona la justicia en el país de las maravillas:–Ahí lo tienes –dijo la Reina–. Está encerrado en la cárcel, cumpliendo su condena; pero el juicio no empezará hasta el próximo miércoles. Y por supuesto, el crimen será cometido al final.
En El Salvador, el arzobispo Oscar Arnulfo Romero comprobó que la justicia, como la serpiente, sólo muerde a los descalzos. El murió a balazos, por denunciar que en su país los descalzos nacían de antemano condenados, por delito de nacimiento. El resultado de las recientes elecciones en El Salvador, ¿no es de alguna manera un homenaje? ¿Un homenaje al arzobispo Romero y a los miles que como él murieron luchando por una justicia justa en el reino de la injusticia?A veces terminan mal las historias de la Historia; pero ella, la Historia, no termina. Cuando dice adiós, dice hasta luego.

lunes, 11 de mayo de 2009

Por ellos, por los niños y las niñas





Por ellos, por los niños y niñas


Llama la atención la ligereza con que famosos de turno airean, denuncian, sacan partido –la verdad que no me sale el verbo exacto- de los abusos de los menores que están bajo su protección, so pretexto, eso parece, de enfado por no estar de acuerdo con las cláusulas de divorcio con su pareja.

Son también niños los que están por medio, iguales que los que nos encontramos en nuestros parques o colegios cuando llevamos a los nuestros, iguales que los amigos de nuestros hijos o nietos. Todos ellos con unos derechos que normalmente escamoteamos, cuando los intereses de los mayores o las ideologías de algunos, en otros casos, están en juego.

Por ellos, todos los niños y niñas de donde sean y procedieran, porque la mejor educación es el ejemplo. Por ellos, porque sus progenitores, aunque separados, deben estar unidos. Por ellos, porque sus educadores a veces se las ven y las desean para salir a la defensa de su protección y se encuentran con intereses encontrados que torpedean el crecimiento y la integridad de estos menores. Por ellos, cualquier esfuerzo que, desde cualquier instancia, hagamos para prevenir, evitar diferentes tipos o modos de sufrimiento ahora o en el futro, siempre serán bienvenidos.

Suponemos que al menos las escuelas, nuestras escuelas están siempre abiertas a nuevas ideas y flexibles a la búsqueda de todo tipo de soluciones que, con carácter preventivo, ayuden a la defensa de los derechos de los niños y niñas, sin adjetivos, solo con el sustantivo de niños (no importa sean famosos o de barrios, guapos o feos, de una isla o de otra, peninsulares o canarios, inmigrantes o nacionales). Quitemos los adjetivos, no peleemos por nuestros intereses. Solo por los de ellos, niños y niñas, a quienes se los reconocemos en convenios internacionales de los que todos hablamos con la boca llena. Porque además prevenir y curar cualquier posible desigualdad entre ellos será siempre tarea de las escuelas, municipios, ciudades y gobiernos, con la alerta que los más próximos – los agentes escolares- pudieran ofrecer.

Detectar situaciones de desamparo es un deber de la sociedad en su conjunto y especialmente de las instituciones y profesionales que, como la escuela, han recibido el encargo de ocuparse de la educación de todos los niños y niñas. Y el desamparo no solo es quedarse sin padres, sino ser huérfanos de los valores esenciales que encumbran a las personas en lo que llamamos la dignidad humana. Solo si los derechos de los niños y niñas están cada día más garantizados y protegidos y puestos en cumplimiento, tendremos una sociedad más justa y un futuro con un progreso seguro.

Justo cuando había acabado esta reflexión me entero que el proximo domingo, 17 mayo es el Día Mundial de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de información, y que para este año la ONU ha elegido como lema "Proteger a la infancia en el ciberespacio"(www.diadeinternet.org )

jueves, 7 de mayo de 2009

Asertividad



Asertividad
Realizaba una visita a una empresa y allí estaba la oportunidad que necesitaba para llevarles una nueva reflexión.

Mientras esperaba ser atendida pude oír, sin quererlo, esta amonestación, incluso hasta diría que me pareció un regaño lleno de crueldad.En el momento que la secretaria le entregaba un escrito, el jefe, al leerlo,vociferó: “esta carta está llena de errores, mal redactada, no creo que Ud. pueda continuar aquí”. Como es lógico, la joven se puso de mil colores y se alejó con las lágrimas a flor de piel.

El jefe creyó que había asumido su rol y nos miró con aire de complacencia, sin pensar en el daño ocasionado. Es indudable que a este señor le falta ser asertivo.

Sin duda era necesario corregir y si no cumplía los requisitos para ese cargo retirarla, pero ni era el momento de decir eso, ni ella ni nadie se merecía tanta afrenta. En aquel momento tenía que haber utilizado las palabras apropiadas donde defendiendo sus derechos respetara al mismo tiempo los de ella.

En eso consiste la asertividad que guarda una estrecha relación con la autoestima y con nuestra manera de comportarnos. Somos parte de una sociedad, por eso vivimos en una relación constante con los demás. De ser asertivos o no dependen nuestras buenas relaciones sociales.

Podemos defender nuestros derechos sin agredir a los demás, sabiendo cuando, porque, como y donde podemos responder en una determinada situación.

La asertividad no solo es saber responder sino buscar la mejor forma de transmitir lo que sentimos. No nacemos siendo asertivos, es algo que logramos a medida que avanzamos en la vida y tenemos la suerte de comprender que podemos defender nuestros derechos sin vulnerar los derechos de los demás.

Ser asertivo es lograr administrar nuestras emociones logrando así asumir una determinada situación de manera responsable. Muchas son las definiciones que se le han dado a esta maravillosa palabra, pero yo me quedo con esta: "asertividad es respetarse a si mismo, respetar a los demás ser directo pero honesto y apropiado, mantener el equilibrio emocional. Saber decir y saber escuchar”

Nelly Guerrero

lunes, 4 de mayo de 2009

Pandemias hay otras y tambien virus



Haberlos hay. Y no solo tienen su origen donde dicen que lo tienen. El virus gripal no se queda quieto, se mueve de un sitio para otro. Así nos lo pone de manifiesto diversos rotativos y todos los medios.
El enlace siguiente del blog hermano COMPARTIMOS nos lo pone de manifiesto. Y nos hace pensaren sus causas y origen. Si realmente todo es como dicen que ha sido

http://lacucebe.blogspot.com/2009/05/hoy-como-el-nivel-de-alerta-paso-5-la.html

Pero junto a estos virus, a estas pandemias, hay otras pandemias, otros virus que no parecen haber alarmado a los responsables de nuestra sociedad y que no cesan de viajar. El enlace siguiente con el mismo origen también nos lo explica clarito.

http://lacucebe.blogspot.com/2009/05/el-virus-gripal.html


Les invitamos a darse una vuelta por estos dos enlaces, es una reflexión seguida a la otra en el mismo lugar

miércoles, 29 de abril de 2009

Respiración


Siempre que quieras cambiar un patrón de la mente que se ha convertido en un hábito duradero, la respiración es lo mejor. Todos los hábitos mentales están asociados con el patrón de respiración. Cambia el patrón de respiración y la mente cambiará inmediatamente, instantáneamente. ¡Inténtalo!Siempre que observes que esté surgiendo en ti un juicio y que estés cayendo en un viejo hábito, exhala inmediatamente, como si estuvieras tirando el juicio con la exhalación.
Exhala profundamente, jalando el estómago y, conforme sacas el aire, siente o visualiza cómo todo el juicio está siendo expelido.
Después inhala profundamente dos o tres veces. Simplemente ve qué pasa. Sentirás una frescura completa; el viejo hábito no habrá logrado tomar posesión. Comienza con la exhalación, no con la inhalación. Cuando quieras absorber algo, empieza con la inhalación; cuando quieras deshacerte de algo, comienza con la exhalación. Sólo mira la manera inmediata en que es afectada la mente. Inmediatamente verás que ésta se ha movido a otro lugar; ha llegado una nueva brisa. No te encuentras en la vieja rutina así que no repetirás el viejo hábito.

Esto sucede con todos los hábitos. Por ejemplo, si fumas y sientes la necesidad de fumar pero no quieres, inmediatamente exhala profundamente y expele la necesidad. Respira profundamente y verás que la necesidad ha desaparecido de manera inmediata. Esta puede convertirse en una herramienta sumamente importante para el cambio interno.

Osho - Tónico para el alma

martes, 28 de abril de 2009

Maravillosa y fraterna amistad virtual




Comienzo por fin escribiendo tras intentos que terminaba borrando ante la poca facilidad para saber cómo expresar mi gratitud por la preocupación de entrañables amigos por la red debido la contingencia de salud por la que pasa México en estos momentos.

Este es un tema sensible y carezco del profesionalismo para exponer ahora sobre epidemias, sobre "influenza". Sin embargo, he querido por medio de este espacio compartir el maravilloso sentimiento que me provoca ver mis cuentas de correo con mensajes unos de aliento para este problema nacional y otros para de forma particular preguntar cómo nos encontramos mi familia y yo.

Ya hemos hablado aquí mismo sobre los lazos fraternos de amistad por internet y esto ha sido motivo de comentarios en diversos textos. Hoy me siento agradecida y honrada por ser parte de los pensamientos de amigos de otros países que sin habernos conocido jamás en persona, han podido hacerme saber, como se hace con los verdaderos y cercanos, que están preocupados por la noticia de la epidemia.

Estoy ahora mismo escribiendo y por la televisión escucho los cortes informativos periódicos sobre el asunto. Bombardeo de información que preocupa y a la vez tranquiliza. De cualquier forma con esto que comparto no pretendo tratar un tema del que no soy experta, sino expresar mi solidaridad con los que han enfermado, tomar las precauciones sugeridas, colaborar, pero sobretodo, agradecer con todo el corazón a mis amigos de internet, presentes en los buenos y malos momentos.

Gracias por la magia, por los lazos sólidos que me ha regalado este mundo virtual.

Tere García Ahued.

sábado, 25 de abril de 2009

Diario del dolor



No sería difícil irse de uno mismo, volcado en las alas de alguna gaviota
perdida en la ciudad caliente y seca. Sería cuestión de dejarse llevar por
las negaciones de luz que emanan del amanecer. Pero ahí está la
vida, un escenario común, una calle grande, una isla rodeada de nadas
que convergen en ciertas capacidades para nombrar los sentimientos de una forma neurótica, llevada por inmensos dolores que oscurecen salvajemente todo alumbre posible.

Duelen las ausencias, la ausencia primera y sublime del ser primero y
sublime que nunca se va, acomodado en el amor inmenso de quien se
queda.

Ahora la vida se desnuda frente a nosotros como un cielo que se despoja de nubes, como una mano que se viste con las sedas de otra mano amante… la vida que arrastra flores y aceros sobre los días que se desangran en los almanaques, la vida seductora, la vida que nos invita a vivir con la enorme tristeza de la ausencia.


Pedro Pablo Díaz Espadas

lunes, 20 de abril de 2009

Los invitados no vinieron



Acabó la fiesta. Fueron muchos los participantes. Pero invitados solo había unos pocos. Los unos no vinieron todos, pero trajeron a otros al evento. Así resultó concurrido. De unos a otros corrió la voz. No estaban todos los que eran, pero sí eran todos los que estaban. Se les veía disfrutar, gozar. Y además se hicieron amigos. Algunos se conocían de vista, otros ni de eso. Algunos coincidían en una red social de Internet, y ese día tuvieron el gusto de saludarse personalmente. Pero ¿cómo es que no están los que fueron invitados? Todo está unido, nadie es imprescindible. El que no la había organizado, el que no conocía casi nada de lo que pudiera pensarse para esa circunstancia, era el que respondía a todos aquellos que pedían instrucciones o maneras de situarse. La vida es así, todos ocupamos el lugar que nos corresponde, en el momento justo y apropiado.

miércoles, 8 de abril de 2009

Perdonar sana




Perdonar no solo es bueno para la salud espiritual, que ya de por si
es lo más importante. Perdonar también es necesario para la salud física.

Todos hemos notado que cuando han surgido problemas con alguien,
si no lo hemos perdonado, aparece esa inquietud que no nos
permite conciliar el sueño, que nos lleva camino hacia el estrès.

Perdonar nos aleja de muchas enfermedades del corazòn, pues este
òrgano es receptor de emociones, también nos cuida de que no tengamos
problemas con nuestro sistema inmunològico.

Pero hay que aprender a perdonar.

Cuando se dice yo perdono pero no olvido me da la impresión que es como
cuando decimos voy a descansar de tanto bullicio y conectamos la radio o
la tele para oír todo lo malo que está sucediendo en el mundo, entonces no es
descanso.

Lo mismo sucede si no olvidamos la ofensa hecha, no podremos tener paz,
aunque en teoría digamos que hemos perdonado, eso no es perdonar.
El perdón nos lleva a admitir que no podemos ocultar nuestra debilidad porque
somos frágiles.

Para que guardar la herida en el alma y abrirla cada vez que algo nos lleve a recordar lo pasado.

Perdonar es sanarse. Una cura tanto psicológica como física, es hacer las paces con uno mismo.

En su libro, “Ninguna De Estas Enfermedades”, El Doctor S.I. McMillen dice que la ciencia médica reconoce que las emociones, tal como el miedo, la envidia, el resentimiento y el odio son responsables por la mayor de las enfermedades.

Entonces, no perdonar es guardar esas emociones que enferman y dañan nuestra salud física y espiritual.
Perdonar es la más hermosa manifestación de amor y la mejor medicina contra las enfermedades-

Nelly Guerrero

viernes, 3 de abril de 2009

El niño ciego



Se despertó bajo los tréboles de su torre de naipes y todo seguía oscuro. Era media tarde y el sol amarillo de otoño lamía la cara del niño ciego con dulzura de limón y miel. Salió a la calle a jugar con su perro marrón y despeinado por la torpeza de sus manos cariñosas.

La calle olía a rebanada de pan con aceite y sal, y el niño ciego se reía con los murmullos ladradores de su perro marrón y despeinado.

Una niña de pelo rojo y coletas de colores siempre pasaba por allí, a esas horas en que la tarde parece huir por la línea adolescente del horizonte; iba siempre con una botella de vino para su padre y a menudo se paraba con su amigo, el niño ciego.

La niña de pelo rojo y coletas de colores contaba al niño como eran las cosas, los colores, los árboles, los animales que no eran su perro marrón y despeinado y decía… “el azul es como la sensación que tienes en las mejillas cuando tu madre te pone la bufanda”… “el rojo es como lo que notas cuando te echas una patata caliente en la boca porque tienes prisa por ver los dibujos animados de sobremesa”… “el verde es igual que el susto que te da cuando tu hermano te pone un helado de limón en el cogote”… y así pasaba la tarde, y así pasaba la vida del niño ciego que se enamoró de una niña de pelo rojo y coletas de colores con ojos igual que el susto que le daba su hermano cuando le ponía un helado de limón en el cogote.

Pedro Pablo Díaz Espadas

miércoles, 1 de abril de 2009

La crisis social española



Aunque lo habitual en este espacio es aportar reflexiones personales o poemas de terceros, hoy nos parece interesante aportar este artículo publicado en Rebelión por lo importante y esclarecedor de sus datos. Ahí va...:


La crisis social española

Edmundo Fayanas Escuer
Rebelión

Los últimos informes sobre los niveles de pobreza en España, resultan especialmente dramáticos. En los inicios de 2008, todos los informes (Caritas, Foessa, OCDE…) nos hablaban de unos índices de pobreza del 20% de la población, que significan unos ocho millones largos de pobres, siendo esta cifra una de las más altas de la Unión Europea. Los últimos datos que ha lanzado la OCDE, nos hacen pensar que el nivel de pobreza en nuestro país habrá llegado al 30% que significan unos 13 millones de pobres, casi al mismo nivel que los países del Este europeo. El umbral de la pobreza estaba tasado en España, en el año 2006 en 572 euros mensuales por persona o de 1.200 euros al mes para un hogar con dos adultos y dos menores.

La economía ha presentado tasas de crecimiento superior a la media europea y norteamericana. En la última década ha crecido a una media del 3,6% anual. España ha sido el país de la zona euro que más puestos de trabajo ha creado, rondando los seis millones. Casi todos han alabado este crecimiento económico, unos pocos lo poníamos en duda porque era un desarrollo sin sentido. Se nos ha vendido tanto desde el Partido Popular como desde el Partido Socialista que aunque los beneficio se han repartido de manera desigual, esta riqueza ha acabado llegando a todos los estratos sociales.

El análisis de los datos nos demuestra que esta afirmación es falsa. Analicemos:

El PIB mide la actividad económica de un país y equivale al total de las remuneraciones de su población. El peso de la masa salarial de los trabajadores en el PIB ha pasado del 51% en el año 1991 al 47% en el 2005. Si esta rebaja ha sido importante, lo es más cuando se ha pasado de los 14 millones de trabajadores en 1991 a los 20 millones de 2008, lo que significa que las reducciones salariales han sido escandalosas. Esto significa que los salarios tienen cada vez menos peso en la riqueza global y cada vez se reducen más ante el continuo aumento de los excedentes brutos de explotación (beneficios empresariales) y las rentas mixtas.

El crecimiento económico de la última década no se ha concretado en un aumento de las remuneraciones salariales, sino en un aumento de las remuneraciones del capital. Sirva como modelo la ética y estética de algún personaje de la banca española. A principios del año 2000, llevábamos varios años con crecimientos del 4%. Francisco González, presidente del BBVA no tuvo ningún problema en solicitar moderación salarial y que el despido fuera más barato. Todavía fue mayor su obscenidad cuando solicitó un descenso de las pensiones por considerarlas desproporcionadamente elevadas. ¿Saben cuanto ha estado cobrando de media Francisco González? Ha rondado los 20 millones de euros anuales. Entienden ahora la ética de estos personajillos que tanto defienden los Zapatero, Rajoy, Esperanza Aguirre…..

La creación de la riqueza en esta última década se ha repartido de forma desigual y no se ha provocado ningún cambio en la estructura social del país, sino que ha aumentado los niveles de desigualdad entre pobres y ricos a niveles difícilmente soportables. El crecimiento económico no se ha socializado para generar igualdad, sino que ha servido para profundizar la desigualdad social y la injusticia.

Veamos los datos que nos proporciona el Banco de España. En el año 2002, el 20% de los hogares más pobres del país recibían una renta de 8.700 euros anuales, mientras que el 10% de las familias más ricas percibían 85.100 euros anuales. En el año 2005, el 20% de los hogares más pobres recibieron anualmente 6.900 euros, mientras que nuestro 10% más rico percibían 85.800 euros anuales. De esto cabe deducir que la amplitud de la injusticia social no para de crecer en nuestro país

¿Por qué no se ha aprovechado este crecimiento económico para reducir la injusticia social en la sociedad española? ¿Recuerdan que nos han contado los políticos del PP/PSOE?

Las políticas públicas sobre todo de Aznar y en menor medida de Zapatero no se han orientado a crear una sociedad más equitativa. El mercado se ha flexibilizado y precarizado (el 30% de nuestros contratos laborales son temporales, tasa que triplica la de Europa, y los mileuristas representan ya el 50% del mercado laboral). La inmigración, que ha sido uno de los pilares de este crecimiento, tiene muy difícil tener la plena ciudadanía y sufren unos niveles de explotación escandalosos.

Si el mercado laboral y la estructura social no permiten alcanzar un nivel digno, debe el estado intervenir mediante políticas sociales que palien las desigualdades que crea el MERCADO. En el conjunto de la Unión Europea, las políticas estas tienen un impacto importante y contribuyen a reducir significativamente la pobreza. En nuestro país las políticas sociales son escasas e insuficientes, lo que hace que su impacto social como redistribuidora de la riqueza sea escasa.

Los niveles de gasto público en protección social se han mantenido bajos en España. Si seguimos los datos ofrecidos por la Unión Europea a través de Eurostat, en el año 2005, el gasto social español representaba el 20,8% del PIB mientras que la media de la Unión Europea era del 27,8%, aproximadamente gasta el Estado español un 25% menos que le resto de estados europeos. Esto origina que los recursos sean insuficientes para aliviar las situaciones de pobreza e impiden que haya una auténtica redistribución de los recursos generados por la sociedad.

Se nos dice que no hay recursos económicos ¿Tendrán cara? No ha habido problemas en habilitar 150.000 millones de euros para apoyar a los bancos españoles que presentan ganancias escandalosas. Es increíble que Zapatero no haya modificado el impuesto del IRPF, en un sentido más justo y social después de los descaros favorecederos de las clases ricas propugnados por Aznar y Rato. No sólo no ha rectificado esto Zapatero sino que lo ha profundizado pues ha eliminado el impuesto sobre el patrimonio y últimamente el impuesto sobre sucesiones, llegando a afirmar que bajar impuestos es de izquierdas, cabe mayor tontería.

Ante la gravedad de la situación social que se ha provocado por la crisis, sólo tiene como solución una nueva política redistributiva a través del Estado, en primer lugar y que los empresarios cambien sus percepciones, que su objetivo hasta ahora era la maximización de los beneficios y que estos vuelvan a niveles razonables y asuman el papel social que las empresas tienen como hicieron anteriormente.

A nivel del Estado, debería pasar por un aumento impositivo directo con tres medidas fiscales claras. Reforma del IRPF aumentando los impuestos a los ricos, la vuelta a la tributación del patrimonio y anulación del impuesto de sucesiones. Otra medida fundamental es que Zapatero pida en la reunión del G20 la supresión de todos los paraísos fiscales. Nunca aumentos de impuestos indirectos, como el IVA que plantean las clases pudientes

Señores/as políticos, si no cambian se van a encontrar con cinco millones de parados, trece millones de pobres y las revueltas sociales van a estallar y no habrá policía que las detenga. Miren a los ojos de las gentes y vean el sufrimiento que sus políticas generan. Cambien, ya es hora.

sábado, 28 de marzo de 2009

Cabe de todo en la hoz



Es una hoz muy pequeña, pero todo cabe en ella. Caben los malos pensamientos y las mentiras, caben los intentos de suicidio y las violencias de todo tipo, caben las patrañas y falsas promesas y caben también el no saber reconocer los errores y pedir perdón. En una hoz cabe de todo, caben también cosas buenas que algunos quieren cortar, pero lo que mas cabe son las injusticias y las guerras. Cabe de una manera especial las causas que han producido la crisis económica que asola a nuestro mundo. La hoz es para segar, para cortar, para arrancar. Cabe, pues, todas esas cosas para que sean cortadas y arrancadas. Pero ¿quién empuña la hoz? Es cosa de todos, cada uno desde su sitio sabiéndola utilizar, y también sabiendo quitarla de la mano a aquellos que la usan mal y cortan lo mucho o poco de bueno que hay a nuestro lado. Así que bendita hoz o maldita hoz. Se inventó para segar el trigo, para separar la hierba buena de la mala. Sigamos con los propósitos del invento.

lunes, 23 de marzo de 2009

Primavera y espiritualidad



"¿Queréis saber lo que es la verdadera espiritualidad?
Abrid el libro de la naturaleza, él es quien os lo dirá con mayor
claridad.

Cuando llega el invierno, la tierra se halla menos expuesta a
los rayos del sol y no crece nada. Los ríos se congelan. La vida
se ralentiza.

Pero en primavera, cuando la tierra está expuesta
durante más tiempo al calor y a la luz solares, todo crece, todo
se vuelve hermoso, rico, abundante, la vida circula por todas
partes.

Pues bien, la espiritualidad puede ser comparada a la
acción del sol sobre la tierra. Cuando nuestro espíritu comienza
a irradiar, a penetrar con su amor y su luz en todas las células
de nuestro organismo para armonizarlas y hacerlas cantar al
unísono, entonces sí estamos viviendo realmente la vida
espiritual.

La verdadera espiritualidad es el sol que actúa
sobre la tierra, es el espíritu que vivifica y anima nuestro
cuerpo hasta que la luz, la paz y la plenitud vengan a habitar
en nosotros."



Omraam Mikhaël Aïvanhov

domingo, 22 de marzo de 2009

Timbal con sabor a libertad



La ciudad recibe la primavera mientras ella camina a paso lento por la calle, evitando tropezar con la banqueta partida. Intenta no hacer caso de la publicidad en los carteles ofertando productos entre decorados de flores anunciando el inicio de la nueva temporada del año.

Le atraen viajando por el aire, aromas exquisitos y va siguiendo la ruta hasta llegar a la terraza que le indica que se detenga y entre. Entonces como golpe de buena suerte, consigue sentarse en la mejor mesa del lugar que le regala no solo perfecta perspectiva del interior y la calle, sino el sonido suave del agua cayendo de una fuente moderna empotrada en la pared mojando rocas de río en el pequeño estanque artificial.

Admirando el respeto que han tenido por preservar la naturaleza en el diseño arquitectónico del lugar, estira su mano y alcanza la gruesa corteza de un árbol cercano que se despliega hasta el techo y alienta al protagonizar con la mejor de las presencias, la sensación de tranquilidad. De sus ramas cuelgan faroles de latón y cristal conteniendo una vela, haciendo aún más cálidos los espacios entre las mesas.

No espera a nadie, esta tarde se acompaña a sí misma y esto le permite no distraerse con ningún diálogo para regalarse un monólogo, observando cada cosa que ocurre cerca y lejos, desde el bullicio repleto de sonidos citadinos a lo lardo de la avenida, hasta los murmullos de los comensales que tiene por vecinos, además de los chorros de agua de la fuente a sus espaldas que le transportan por momentos a sus recuerdos del río en el pueblo de los abuelos.

Le ofrecen la carta y sus ojos repasan en apurada lectura el menú variado de cocina de autor. Le suena muy sofisticado y lo comprueba con los nombres rebuscados y se pregunta si al pedir el "timbal de huitlacoche con tallarines en salsa de serrano y pimientos a las finas hierbas", sabrá lo que está comiendo. Ríe para sí misma y sin mirar el precio, lo ordena.

Mientras espera, le recorre la garganta agua mineral helada y con sus ojos repasa todos los espacios tratando de no perderse ningún detalle. Saborea mucho más y previo a su platillo, esta libertad que hoy nadie le arrebata. Intenta escribir palabras clave en un papel que descubre dentro de su bolso para recordarlo todo y poder plasmar más tarde al detalle un texto que guardará solo para ella.

Esta noche se siente dueña de su destino y su vida, poseedora de sentimientos que asegura pocos aprecian. Estímulos sensoriales al extremo y respirando con los pulmones plenos, sin dejar de disfrutarse en soledad, buscando sin embargo en el cielo una estrella que le conceda olvido para el amor pasado y esperanzas en el amor de mañana. Mientras tanto degusta su timbal...

Tere García Ahued.

jueves, 19 de marzo de 2009

El regalador de tiempos



Soy vendedor de tiempos y mi nombre es tan antiguo que ni siquiera los modernos podrían escribirlo.

Con las primeras lumbres del amanecer, asomo a las calles que huelen a pan y café con mi voz, todavía atascada en el sueño de la noche anterior. Entre mis brazos y mis manos llevo manojos de días, tallos de horas, minutos que son pétalos y tickets que valen por jardines de flores como semanas y campos sembrados de hierbas y matorral como meses, los más pequeños o como años, los más extensos.

Cuando vuelvo a casa, ya noche por todo el mundo, mis bolsillos no han mudado su pobreza y me doy cuenta que, en lugar de vendedor, soy un regalador de tiempos. No soy capaz de pedir dinero a cambio de buenos y mejores tiempos a quien no los tuvo o a quien los perdió.

Por eso regalo grandes campos sembrados de hierbas verdes, como años, a quien cree no haber disfrutado de la vida; reparto manojos de días mojados por el rocío prometedor de la mañana a quien echa de menos otros días de antaño, cuando el amor parecía estar presente en los tallos, como horas que también voy regalando, sumando tiempo al tiempo que ya se restó en la vida de la gente: pétalos como minutos, tallos que son horas…

Pedro Pablo Díaz Espadas

martes, 10 de marzo de 2009

Lo que dice un amigo


"Así fue el día de ayer, amaneció...y miré al cielo,estaba nublado y chispeando, miré la tierra y estaba mojada, miré los árboles y estaban todavía sin las hojas, miré las plantas y les falta el cambio de estación.Lo miré todo, con detenimiento, prestándole la debida atención, pero es lo que hay, justo entramos en marzo y pronto cambiará el aspecto.El cielo estará limpio, la tierra estará dulce, las hojas de los árboles cogerán anchura y de las plantas saldrá un hermoso colorido.todo un mosaico de colores, muy lindo"

De esta forma tan hermosa y real,
me describia el tiempo mi amigo Pedro, y pensè que me servirìa de marco
para recordar dos momentos de nuestra vida,el ayer cuantas veces nublado,
como ese cielo que sirve de techo a dias pintados de tristeza, salpicados de afanes, de sueños que no se realizaron, o tal vez complementado de cosas hermosas, pero que ya estàn fuera de nuestro alcance.

Pero, como mi amigo, lo mirè todo con detenimiento y vì que quedóáatràs...y hoy el cielo está limpio,como para empezar a escribir con hilos de plata nuestro presente que es lo que verdaderamente existe,el dìa de hoy, que si viene cargado de nubarrones ya no tendremos temor porque para eso es lo único que podemos voltear hacia atráz para recordar que
no hay cielo que permanezca nublado,ni noche que no tenga un amanecer.

Y es que si vivimos cada dìa como único, veremos como muy bien lo expresa mi amigo,todo un mosaico de colores,y nos daremos cuenta que todo cambia de aspecto, porque le hemos encontrado sentido a los cambios de estaciòn,al canto de las aves, al murmullo del agua, a la sonrisa de un niño, a la alegria de los jòvenes, al andar pausado de un anciano o lo que dice un amigo...

Nelly Guerrero

viernes, 27 de febrero de 2009

¿Cadena perpetua?




Al ir a comprar el periódico del día en el estanco la señora me puso delante un documento por si quería firmarlo. Era una petición de eliminar el protocolo de 24 horas para que la policía comience a buscar a un menor desaparecido, la petición de cumplimiento de penas íntegras para los condenados por homicidios, asesinatos, violaciones sin disminución de las mismas, y la solicitud de cadena perpetua para este tipo de crímenes.

Estando de acuerdo con las dos primeras peticiones no lo estoy con la tercera. Y así se lo dije a la señora. No, no estoy de acuerdo con la cadena perpetua. Se quedó extrañada. Era el primero que no firmaba el documento. No, no estoy contento con que el que haga esos crímenes salga a los cinco años a la calle. Pero tampoco con que se le condene por vida. Puede dar lugar a muchas injusticias. Como ocurre en EEUU con la pena de muerte, con tal de buscar un culpable señalan a cualquiera, sobre todo a los más pobres, latinos, negros. Y muchos han sido matados siendo inocentes.

Cumplir las penas íntegras si le caen 30 años, y tiene 25, no saldrá hasta que se jubile. Ya es prácticamente una cadena perpetua. Un mayor rigor con un cierto tipo de crímenes, incluyendo los terroristas, no vería inconveniente. Pero condenar de por vida, sin revisión de la misma, iría incluso contra el principio de reintegración social, de una segunda oportunidad de tipo humanitario. Aunque en la práctica quienes conocen la vida y el sistema carcelario dicen que por si mismo no conduce a la reintegración social. Hace pocos días una buena amiga, voluntaria social en prisiones, me lo confirmaba. Depende de la voluntad de la persona, a pesar del ambiente que vive mientras está interno.

No, no creo que sea lo más justo lo de la cadena perpetua. Amén de que seríamos todos los ciudadanos los que estuviéramos costeando la comida y demás gastos de esa persona. Que haya algo también de trabajo, que puedan ganarse la vida, que no dejen de hacer algo por la sociedad, que no sea solo vagar por el patio interior. Sí, ha habido casos de gente que ha aprovechado para estudiar, para obtener incluso títulos universitarios. Pero no es la mayoría.

Y mucho menos sensato me parece decidir cosas de este tipo, tan graves y serias, en momentos de calor humano intenso como estamos viviendo ahora mismo con la muerte reciente de adolescentes o desaparición de niños.