lunes, 17 de mayo de 2010

17 Mayo: Recordando a un poeta – Aquiles Nazoa


17 Mayo: Recordando a un poeta – Aquiles Nazoa

Hoy 17 de mayo se cumplen noventa años del nacimiento de Aquiles Nazoa, poeta humorista venezolano, quien nació en Caracas en 1920y falleció en Valencia en 1976.

Fue un poeta de palabra sencilla, que hacia de cada momento un poema lleno de humor.

Enamorado de su tierra. Son muchos los poemas que ha dejado y cada uno está impregnado de su buen humor. Nada se le escapó ni siquiera las recomendaciones para el momento de su muerte. En una mezcla de humor y de verdad, así le escribe a su esposa:
Amor, Cuando Yo Muera
Amor, cuando yo muera no te vistas de viuda,
ni llores sacudiéndote como quien estornuda,
ni sufras «pataletas» que al vecindario alarmen,
ni para prevenirlas compres gotas del Carmen.
No te sientes al lado de mi cajón mortuorio
usando a tus cuñadas como reclinatorio;
y cuando alguien, amada, se acerque a darte el pésame,
no te le abras de brazos en actitud de ¡bésame!
Hazte, amada, la sorda cuando algún güelefrito
dictamine, observándome, que he quedado igualito.
Y hazte la que no oye ni comprende ni mira
cuando alguno comente que parece mentira.
Amor, cuando yo muera no te vistas de viuda:
Yo quiero ser un muerto como los de Neruda;
y por lo tanto, amada, no te enlutes ni llores:
¡Eso es para los muertos estilo Julio Florez!
No se te ocurra, amada, formar la gran «llorona»
cada vez que te anuncien que llegó una corona;
pero tampoco vayas a salir de indiscreta
a curiosear el nombre que tiene la tarjeta.
No grites, amada, que te lleve conmigo
y que sin mí te quedas como en «Tomo y obligo»,
ni vayas a ponerte, con la voz desgarrada,
a divulgar detalles de mi vida privada.
Amor, cuando yo muera no hagas lo que hacen todas;
no copies sus estilos, no repitas sus modas:
Que aunque en nieblas de olvido quede mi nombre extinto,
¡sepa al menos el mundo que fui un muerto distinto


Recordar a un poeta que aun después de muerto, nos trae la alegría y el buen humor es rendirle un justo homenaje. Es recordarlo como el siempre quería, como un muerto estilo Pablo Neruda y no Julio Flores.
Nelly Guerrero

7 comentarios:

Marianella dijo...

Abuela muy bueno que recordaste a este poeta, y nos lo hiciste recordar a todos, fijate que hasta en lo que a la muerte se refiere pudo darle un toque de gracia.
Besos.
Marianella.

Anthony dijo...

Nelly,que buen humor tenia ese poeta y como en serio y en broma
le dice a su mujer lo que es una realidad.
No conocia ese poema ¡¡¡Buenisimo!!.
Gracias por ese compartir.
Un beso
Anthony

Don Luis dijo...

Hola Nelly
Debo agradecerte como buen venezolano que siempre ha admirado a este poeta que te hayas acordado
que hoy celebraria su cumpleaños.
El nos dejò un legado muy importante en la escritura venezolana.
Me gusta como resaltaba las cosas
màs sencillas y esto lo llevò a consagrarse como uno de los mejores poetas de mi pais.
Me he dedicado a conservar sus poemas que no dejan de tener vigencia,para muestra tenemos
el poema de "Los Apagones"
que en estos momentos lo estamos viviendo.
Algo muy importante que el no se alejò de la realidad polìtica del pais,porque con su buen humor combatiò las injusticias.
De nuevo gracias a tì mi dulce Nelly,por proyectarnos y dar a conocer la cultura de nuestro pais.
Un abrazo
Don Luis

Miguel Angel Fossati dijo...

Nelly, exquisito autor y con un estilo muy personal, el cual me agrada sobremanera, lo único que lamento, es la corta vida terrenal que tuvo.
Gracias.

Jasbley dijo...

Nelly, Gracias por recordar el legado Literario que dejo a todas las generaciones este poeta venezolano. serìa interesante que todos los jòvenes disfrutaran de tan agradables lecturas...
Un Abrazo.

Jasbley

maría ofelia dijo...

Me encanto la poesía de Aquiles, muy original y sobre todo la chispa de humor, algo tan necesario en esta época que estamos viviendo.
Me alegro poder compartirla contigo, gracias querida amiga.
María Ofelia
desde Argentina

Anónimo dijo...

Guauuuuuuuuuuuu,bonitoooooooo y
de verdad que ese poeta si tenia chispa-
Gracias a esta venezolana que nos proyecta.
Un beso
Carlos